El agua en Chile

Prehistoria, un poco sobre el mar y el océano Tetis 2022

Prehistoria: Profundidades del mar Especies Marinas

Un poco sobre el mar en la prehistoria: El océano Tetis

El océano como lo conocemos no existía en la prehistoria, de hecho, la conformación actual del planeta dista completamente de cómo era antes, tanto por las estructuras orgánicas existentes como por la geografía. En este artículo hablaremos del océano Tetis, uno de los océanos prehistóricos de la era Mesozoica, y que dio paso a lo que actualmente es el océano Índico.

Durante el año 1893, el geólogo Eduard Suess, comenzó el estudio de unos registros fósiles de la prehistoria hallados en los Alpes Suizos, África y el Himalaya. La evidencia encontrada indicaba similitudes y un origen común: el mar. Los fósiles de la prehistoria en estudio correspondían a criaturas marinas, por lo que se sospechó de la existencia de una antigua gran masa de agua en la zona, que correspondían a los continentes de Laurasia y Gondwana. Si bien, esta teoría fue bastante preliminar y se refutaron muchos puntos, a través del estudio de la tectónica de placas se determinó la existencia de una masa de agua en una zona aproximada a la que indicaba Suess. Los misterios de aquel océano han sido estudiados mediante la paleontología y la geología, y se ha podido reconstruir un poco del pasado.

La historia cronológicamente contada indica que hace 250 millones de años una falla se formó en la placa de Cimeria. Durante 60 millones de años la placa se desplazó, deslizando también el suelo del océano Paleo-Tetis debajo de la superficie de Laurasia, formando el océano de Tetis sobre el lugar que ocupaba el otro océano. Luego, hace 150 millones de años, Cimeria chocó con Laurasia, provocando un proceso de subducción que formó la fosa de Tetis. Eso implicó también la inundación de zonas de la actual Europa, y la separación de Laurasia y Gondwana, lo que terminó en una formación preliminar del océano Atlántico. Después, hace 100 millones de año, Gondwana se fue dividiendo, empujando a África a través de Tetis, lo que generó un empequeñecimiento de este océano. Terminó de existir hace 15 millones de años. La tierra se elevó y lo que fue la corteza oceánica de Tetis se perdió bajo los continentes y en parte se conserva en lo que hoy es India, Indonesia, y el océano Índico. prehistoria

Si te interesa leer cada documento con mayor profundidad puedes ingresar a https://escenarioshidricos.cl/resultados

Pero probablemente en esta línea de tiempo lo más interesante son las especies animales que habitaron nuestro planeta en la prehistoria. Uno de los más conocidos animales de los mares de la prehistoria es el megalodón, un tiburón gigante que terminó de existir hace aproximadamente un millón de años. Medía 16 metros de largo y los dientes de este animal eran más grandes que los de una mano humana. Dentro de los reptiles, tenemos al liopleurodón, un animal que vivió durante el Jurásico y que no tuvo ningún depredador. Su estructura física se asemeja a un cocodrilo gigante, pero más letal y ágil. Y por último, tenemos al escorpión de mar, un animal con un cuerpo similar a un escorpión actual, pero de gran tamaño. Alcanzaba los 3 metros y su veneno resultaba letal para sus víctimas.

Si te interesa leer cada documento con mayor profundidad puedes ingresar a https://escenarioshidricos.cl/resultados

Los detalles sobre el océano prehistórico son un misterio, puesto que solamente quedan vestigios de lo que alguna vez fueron. De hecho, a menudo se van encontrando nuevos restos fósiles de especies que un día habitaron este planeta. El tema es que hay que entender al mundo como una constante fuente de cambios, y la humanidad representa unos segundos dentro del reloj histórico. 

Si te interesa leer cada documento con mayor profundidad puedes ingresar a https://escenarioshidricos.cl/resultados

Donde existe la necesidad de monitorear aguas subterráneas y especies marinas, las profundidades del mar ,, las aguas residuales inyectadas o la contaminación por descargas químicas y vertederos, existe CTD-Diver otra herramienta que posee una carcasa de 22 mm diámetro y de cerámica resistente a la corrosión. Equipdo con sensores de conductividad de cuatro electrodos, existen dos opciones para medir la conductividad: conductividad verdadera o específica a 25 ° C. Además, se mide y se registra la presión y la temperatura monitoreando la calidad del agua, desechos mineros y una constante vigilancia de contaminación. prehistoria

Puedes encontrar los productos de más alta calidad en monitoreo de Aguas subterráneas aquí

Back to list

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.