El agua en Chile

Uso del agua en la agricultura: 2022

Monitoreo de viñedo telemetría en aguas subterraneas - Agricultura

Uso del agua en la agricultura: Un desafío para el futuro.

El uso del agua en la agricultura es un frecuente punto de discusión sobre los recursos hídricos y el cumplimiento de la demanda alimentaria. La agricultura utiliza alrededor de un 70% del agua extraída del mundo y las actividades relacionadas a este rubro utilizan un porcentaje incluso mayor, si se considera la evapotranspiración de las plantaciones. Mundialmente existen 330 millones de hectáreas plantadas, que cuentan con sistemas de riego. De hecho, la agricultura de regadío representa un 20% del total cultivado, y entrega un 40% de la producción de recursos alimentarios total. 

La lucha por recursos hídricos tiene el potencial de ser compleja en los años venideros, complicando la logística, funcionamiento y mantenimiento de la agricultura. Tal vez, incluso, sea necesario asignar con bastas restricciones el uso del agua a las distintas áreas de la sociedad del futuro. El incremento demográfico ha desencadenado una demanda mucho mayor de diversos bienes y productos, y sus métodos de producción han afectado directamente la estabilidad del planeta y sus ecosistemas.

El agua para la agricultura es fundamental para la seguridad alimentaria internacional. Según proyecciones, la población mundial superará los diez mil millones de habitantes para 2050. Bajo este escenario, la producción agrícola deberá incrementarse en un 70%, por lo que esta transformación debe hacerse junto a tecnologías que optimicen el consumo de agua. La agricultura de riego es dos veces más productivas por unidad de tierra que el resto de las plantaciones, por lo que el uso del agua será clave para sostener la seguridad alimentaria del mundo.

Si te interesa leer cada documento con mayor profundidad puedes ingresar a https://escenarioshidricos.cl/resultados

Sin embargo, el escenario no es tan favorable; la proyección que relaciona el consumo de agua con la seguridad alimentaria parece ser contradictoria. El agua será cada vez más restrictiva para el uso agrícola, sin embargo, el uso de esta es fundamental para optimizar la productividad de las plantaciones. La solución factible actual es más bien administrativa, sin embargo, se desconoce si dará el ancho ante una problemática más bien biológica. De plano, el agua es la base de la vida, y las plantaciones no pueden reemplazar este bien natural por otro para crecer. Esto transforma al agua en un producto limitante e irremplazable, lo que dificulta el objetivo de producir más cantidad de productos alimenticios con la misma cantidad de agua o menos. 

Si te interesa leer cada documento con mayor profundidad puedes ingresar a https://escenarioshidricos.cl/resultados

El estado actual de la gestión hídrica en la agricultura no es muy positivo, puesto que en muchas naciones existen políticas ineficientes motivadas por intereses económicos. Gran cantidad de gobiernos no invierten adecuadamente en el mantenimiento y mejora de sistemas de riego. Aumentar la eficiencia hídrica para fines agrícolas dependerá de una serie de factores conjugados; mejora en las políticas públicas, alejamiento del sector empresarial de las decisiones definitorias, inclusión absoluta de tecnología para la mejora de la gestión del suelo, del agua y de las semillas. Los alimentos transgénicos, cuestionables en temas relacionados a la salud y la biodiversidad, logran solucionar, en parte, la problemática asociada a la eficiencia hídrica. Las semillas mejoradas implican poca labranza, humectación y secado alternativo. 

Si te interesa leer cada documento con mayor profundidad puedes ingresar a https://escenarioshidricos.cl/resultados

Donde existe la necesidad de monitorear aguas subterráneas y especies marinas, las profundidades del mar ,, las aguas residuales inyectadas o la contaminación por descargas químicas y vertederos, existe CTD-Diver otra herramienta que posee una carcasa de 22 mm diámetro y de cerámica resistente a la corrosión. Equipdo con sensores de conductividad de cuatro electrodos, existen dos opciones para medir la conductividad: conductividad verdadera o específica a 25 ° C. Además, se mide y se registra la presión y la temperatura monitoreando la calidad del agua, desechos mineros y una constante vigilancia de contaminación. prehistoria

Puedes encontrar los productos de más alta calidad en monitoreo de Aguas subterráneas aquí

Back to list

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.